Seguidores

martes, 13 de agosto de 2013

Duele, duele demasiado...

Habría tanto que contar. He intentado escribir una nueva entrada desde hace muchos meses pero en ninguna ocasión me he decidido a terminarla. Sí, hay demasiado que contar pero no estoy aquí para eso, tampoco para hablar del abandono de nuestros blogs ni de aquellos años que pasamos juntas, ya me entendéis algunas.
Hoy estoy aquí para desahogarme un poco.
Hoy, martes 13, día internacional del zurdo (yo lo soy) me presento en el blog por el mal día que he tenido y por mi necesidad de desahogarme.
A veces pienso que esa persona a la que quiero ya se ha cansado de mí, ya no me quiere, ya no quiere estar conmigo, que nuestras citas ya son por compromiso. A veces pienso que yo soy la que hago las cosas mal, pero es su comportamiento el que hace que mi autoestima esté tan bajo y me sienta tan mal. Que hacía mucho tiempo que no lloraba tanto, mucho tiempo que no dormía tan mal, mucho tiempo que no volvía a mi escondite secreto. Hay tantas cosas que me recuerdan a ti, tantos recuerdos felices, pero otros tantos amargos. Necesito tu cariño, tu amor, necesito al chico que me hace llorar de emoción y alegría y no de tristeza o de odio. No somos perfectos el uno para el otro, pero estamos enamorados o al menos eso creía. Sabes que te quiero, debes saberlo. Yo también sé que me quieres, me lo has demostrado, pero nuestros últimos momentos han sido tan vacíos, tan incómodos, tan raros. Te ibas en cuanto podías, yo estaba triste en todo momento y tu no eras capaz ni de abrazarme cuando normalmente a la mínima excusa tengo tus manos alrededor de mi cintura. Esta última semana parece que todo ha cambiado, parece que yo he cambiado, mi autoestima por lo menos lo ha hecho, y puede que tus sentimientos también, o simplemente te hayas dado cuenta de ello. Te quiero, porque si no lo hiciera en estos momentos no estaría así. Quiero que todo sea como siempre, que me hagas feliz. Sé que estos días serán difíciles para mí, ya no estás aquí, las vacaciones y la mierda de distancia que empieza a separarme de ti. Solo espero que cuando vuelvas todo siga como antes, que me sigas haciendo feliz, que me beses, que me abraces... y sobretodo que evites mis bajones, que consigas que esté feliz. Amor, no somos perfectos el uno para el otro, lo de la media naranja está sobrevalorado. Yo ya soy yo misma, quiero alguien que me aporte más, no que me complete porque yo ya estoy entera, y eso lo haces tú. Ahora solo necesito uno de tus "te quiero" y un dulce beso. Todos los malos momentos se desvanecerán, al menos por un tiempo. Te necesito, estos días más que nunca. Te necesito, justo cuando sé que tú no puedes estar conmigo, o puede que simplemente tú no quieras. Recuerda que me da igual el tiempo que tardes, sabrás que te voy a necesitar igual, porque los sentimientos, a veces, van por caminos que no son coherentes para la razón. Necesito tu sonrisa, la más bella que he visto en mi vida, necesito estar tumbada contigo, necesito tu mirada, tus palabras, tus ganas de hablar conmigo, tus frases que enamoran. Ven ya por favor, el sufrimiento se acumula, el dolor, no me pueden ni hablar de amor, sufro, duele, duele demasiado...

1 comentario:

  1. Hola, me pasaba por tu blog; me di cuenta de que esto es muy inspirador y como todos, incluyéndome, hemos pasado por varios momentos difíciles igual que estos. Espero que ya se hayan arreglado tus problemitas, espero que seas fuerte y que no te sigas decayendo, pero como dicen "Es bueno sufrir algunas veces" y digo que también es bueno desahogarse... y esta es tu manera, desahogarte escribiendo al igual que la mía. Mi pasión es escribir cuando estoy contenta o triste, cuando tengo problemas, etc. En fin... Un fuerte abrazo, quería dejarte este comentario también para que sepas que alguien te lee♥

    ResponderEliminar