Seguidores

sábado, 23 de agosto de 2014

When you smile the whole world stops and stares for a while

Creo que no existe nada tan bello como el sentimiento de tener a alguien que te quiere, que te demuestra día a día que estará siempre ahí, apoyándote, aunque no lo merezcas. Es el mejor sentimiento posible, sobretodo si tú también le quieres a él.
¿Qué pasa si no es así? Puede que el sentimiento de culpabilidad solo haga que con cada "te quiero" que te entrega te haga sentir peor.
¿Qué pasa si era así pero lo has echado todo a perder? No sé.
Así me encuentro, perdida, entre sentimientos, pienso en el amor y tropiezo, pienso en el cariño y me caigo, no pienso y lloro. Duele, duele tanto, puto amor, con 16 años...
Me niego, necesito encontrarme, necesito saber lo que es no esperar los buenos días de nadie, que nadie me diga te quiero hasta que yo no esté preparada para hacerlo, necesito sentirme bien con mi misma, no le puedo entregar ese marrón a otro, porque no lo merece. La gente se merece que le quieran, poder sentirse bien con alguien, y que ese alguien sea una persona que ignore los defectos y vea las virtudes, alguien preparado para amar. Puede que ese haya sido mi gran fallo, tras 3 dolorosos desamores, nunca volví a estar preparada para entregar mi corazón, y eso me ha sumido en el cuarto desamor, en un pozo que baja y baja mientras la luz se apaga y mi cuerpo se rompe. Y es que ya nada se puede hacer. ¿Y si nunca vuelvo a estar preparada? Mejor no pensar en ello, la idea de la soledad no me atormenta, pero la idea de vivir sin abrazos seguros sí.
16 años.
Tranquila Lu.
Todo llega